domingo, 19 de diciembre de 2010

El RegaLo sin LuGar. CuenTo de NaviDad


Había una vez, un regalo hecho en Navidad que tenía que ser entregado a un tal Miguel. La pequeña caja tenía unos adornos sencillos, no muy llamativos pero bonitos, muy bonitos.
El día de nochebuena, se disponía a ser entregado al niño, pero por un error del transportador, el regalo se quedó allí, en un frío y oscuro rincón de un viejo almacén, durante diez largos años. Cuando los nuevos propietarios se dieron cuenta de su presencia, ya habían pasado unos años y el pequeño niño a quien iba dirigido tendría ya veinte. Además, éste se había mudado a otra casa muy lejana de donde estaba el regalo. Pensaron, no obstante, que el objeto tenía que ser entregado de una manera u otra, y al propio regalo se le ocurrió una gran idea...
-¡El correo! -dijo con una gran exclamación el regalo. El problema era que no tenía movilidad, excepto... Romper las reglas... Y...¡hablar con los humanos! Su plan era éste:
  1. Hablo con un humano
  2. Digo que busque al padre de Miguel
  3. Preguntarle al padre donde está su hijo
  4. Que me entregue
 El plan se ejecutó con éxito y fue entregado, pero Miguel, que ya era mayor,  no lo quería y lo tiró a la basura.
 Al final, el pobre regalo que contenía un juego de mesa se quedó triste porque no fue valorado. Entonces, un mendigo que rebuscaba en la basura lo encontró y lo abrió. Su sorpresa fue enorme al comprobar ¡Era el juego de mesa que siempre deseó tener desde niño!

/ADrián PeñaLver VeGa/

2 comentarios:

David Quintana dijo...

Si ese mendigo también se llamaba Miguel, el regalo alcanzó su objetivo.

Buen inicio de semana.

Un saludo.

Anónimo dijo...

Un bonito final para ese regalo sin dueño. De este cuento podemos sacar una interesante enseñanza que yo he practicado, siempre que entra un regalo en casa, debe de salir otro que es donado a alguna asociación para que lo disfruten otros niños que no tienen fácil acceso a ellos. Un cuento muy bonito, felicidades.